martes, 21 de octubre de 2008

Soy egoista

No hay ser más egoísta que yo mismo, pues con mentiras embauqué tu corazón, cuando lo único que deseaba era desnudarte y hacerte el amor. No me digas que nunca te quise, pues siempre te quise poseer con todas mis fuerzas; pero eso sí, gritame alto que nunca te amé, pues lo merezco y mejor será que me odies por ello o acabarás de nuevo, empujada por el deseo y la falta de afecto, desnuda en mi lecho.
No te dejes engañar niña inocente, yo tengo poco que ofrecerte y si algún día vuelvo a verte, desviaré mi rostro inerte simplemente. No llores por mi ausencia y menos aún por mi presencia, si no quieres comprobar como tu llanto se oscurece al resbalar esa lágrima por tu mejilla, producto de una oscura tentación. A quien tu necesitas, es a aquel que suavemente resbale sus dedos sobre tu rostro enlagrimado y esboce una sonrisa en él; en canvio yo, no quiero volver a verte.
No obstante, si para ti, esa persona que se deja la piel por hacerte reír, por hacerte feliz...no es suficiente. Yo te esperaré en mi cuarto, con la luz apagada; yo seré egoísta sí, pero la traición la compartiré contigo.

By Michael.

3 comentarios:

Dorian dijo...

M e gustan llos articulos atrvidos si señor.
bien escrito y audaz.
Sigue asi me gusta mas esa linea q la de la simple frase !!
enhorabuena

Shey dijo...

Estos pequeños relatos tienen mas gracia que las frases, tiene razón Dorian.

Queremos mas! Queremos mas!

Nico Corraliza dijo...

Shey, interesante blog, y no olvides que los pequeños relatos, pueden decir mas que una novela, solo hay que dar con las palabras justas.Saludos.